3 de Febrero 180 - Tel. (03442) 423-339
C. Del Uruguay (3260) E. Ríos
prensaatecdelu@yahoo.com.ar

Artículos

Un derecho transformado en un acto político

  El gobierno provincial, cumpliendo con los derechos consagrados de los trabajadores, otorgó la estabilidad laboral a 732 compañeras cocineras que se desempeñaban en carácter de suplentes con un año o más de prestación de servicios a diciembre de 2010 en comedores escolares. Lo lamentable de esta medida, es que estas compañeras fueron obligadas a concurrir al acto simbólico realizado en Paraná para recibir su tan ansiada estabilidad laboral.

Desde la Seccional ATE Uruguay rechazamos completamente esta situación por los siguientes motivos:
Es indignante que se obligue a los trabajadores a viajar para participar de un acto con tintes netamente políticos para sumar “presencia” y “aplausos” que, para la sociedad, sólo intentan reflejar  respaldo al Gobierno de turno;

Las mismas autoridades avalan la ausencia, en este caso obligada, de las compañeras ya que por tener que asistir  a este acto, no pudieron cumplir con su fundamental trabajo de preparar el almuerzo para los chicos provocando además, la recarga laboral de sus pares de cocina;

Es lamentable que el Gobierno deba acudir a obligar y casi extorsionar a las compañeras que con tanto anhelo ansiaban su estabilidad laboral porque es la única forma que tienen de sumar aplausos.

Desde esta Seccional no sólo rechazamos sino que repudiamos enérgicamente esta acción porque el Gobierno convierte lo que es su obligación en un acto político anunciando con bombos y parlantes la estabilidad que debieran haber otorgado mucho tiempo antes y que debiera contemplar como mínimo a las cocineras suplentes con un año o más de antigüedad hasta diciembre de 2012.

Ni hablar de lo que representa el salario para las compañeras, ya que ellas como el total de los trabajadores Auxiliares de Educación (ordenanzas y administrativos) son los sectores más postergados percibiendo un salario mínimo de 4300 pesos, suma que los coloca muy por debajo de la línea de pobreza.

Cuanta verdad hay en las palabras del vicegobernador José Cáceres al ponderar la tarea de las cocineras diciendo que requiere “un gran compromiso y mucho amor para llevarlas adelante”. Pero señor vicegobernador, sólo con amor no se vive porque para vivir con dignidad se necesita un salario acorde a la realidad que viven los compañeros y fundamentalmente trabajar en democracia, sin aprietes ni acciones extorsivas.

Lamentamos profundamente que muchas compañeras, hayan sido obligadas a viajar a la capital provincial jugando con el deseo de lograr su estabilidad laboral y es por ello que repudiamos esta acción esperando que sea el mismo Gobierno que comience a predicar con el ejemplo y fundamentalmente, termine de extorsionar a los compañeros trabajadores.