3 de Febrero 180 - Tel. (03442) 423-339
C. Del Uruguay (3260) E. Ríos
prensaatecdelu@yahoo.com.ar

“Gobierne Pedro o Juan, siempre somos la variable de ajuste”

Así lo manifestó la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones de Jubilados y Pensionados, adherida a la CTA, en su comunicado N°952, en donde convoca a la marcha de todos los miércoles a las 14.45 en Rivadavia frente al Congreso de la Nación en reclamo por el 82% móvil.

El comunicado de prensa de la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones de Jubilados y Pensionados de la República Argentina, entidad adherida a la CTA, dice textualmente:

 

“El Estado debe participar con recursos tributarios en el financiamiento de las jubilaciones y pensiones; la participación tripartita es necesaria y está auspiciada por la OIT como forma de distribución de los ingresos; lo que no es lógico es que esto se haga a través de impuestos indirectos como el IVA. Las personas de bajos ingresos gastan la totalidad de los mismos en consumos mientras que los de mayores ingresos, lo hacen parcialmente subsidiando al sector empresario, a costa de los consumidores, produciéndose una redistribución al revés: de los más pobres a los más acomodados.

Tal fue el caso de la rebaja de contribuciones patronales por los decretos 209/93, 292/95 y 492/95, que fue objetada hasta por el propio FMI. Implicó la perdida del 38,6 % de los ingresos de recursos genuinos al sistema previsional, equivalentes al 1,6% de nuestro PBI restableciéndolas hoy para las grandes empresas, se contaría con recursos por unos $ 20.000 millones anuales. Se trató de un subsidio al sector empresario, provocando la rebaja de las prestaciones del fondo de desempleo, las obras sociales, las asignaciones familiares y el PAMI.

Pagaron pasividades militares, se precancelaron Bocones, los gastos administrativos de la DGI se incorporaron a Cajas provinciales deficitarias. La evasión previsional ronda el 50 % de lo recaudable desde hace muchos años; agreguemos las moratorias. En definitiva, de lo que se trata es de la falta de voluntad política para recaudar y de protección al evasor. Entre cobrar más al empleador o rebajar las prestaciones prefieren esto último.

No es que no se pueda sino que no se quiere. Se trata de decisiones de política social o de política antisocial para la distribución del ingreso y el producido del crecimiento económico. De política social y no de política económica. Lejos de lo que aconseja la OIT: tranquilidad y no incertidumbre sobre el nivel y calidad de vida a que tenemos derecho en la ancianidad.

Nuestro país sigue adherido a las pautas del Banco Mundial, que establece que la seguridad social sólo debe ocuparse del alivio a la pobreza, dejando librada la cobertura de las contingencias sociales a la iniciativa individual.

Las leyes 24.241 y 24.463 violan los derechos y garantías constitucionales; en consecuencia deben ser derogadas e instrumentarse una nueva ley que armonice la letra y el espíritu del Art.14 Bis de la Constitución Nacional. Nosotros hemos aportado con la confección de un proyecto de nueva Ley Previsional. Ustedes, señores legisladores, deben poner manos a la obra aprobando lo que allí reclamamos y que no tengamos necesidad de continuar con los juicios que por derecho propio seguiremos instrumentando”.

Finalmente, bajo el lema “No a la criminalización de la protesta social”, la Mesa Coordinadora de Jubilados reclama: el 82% móvil en la misma categoría, cargo y/o función del trabajador activo; 1.600 pesos de jubilación Mínima Vital y Móvil y el restablecimiento de las escalas jubilatorias; la aprobación de la Ley de Previsión ya presentada en el Congreso; y el PAMI dirigido por sus auténticos dueños, los jubilados y trabajadores.

Fuente: Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones de Jubilados y Pensionados.